Los mitos sobre el testamento arraigado en nuestro imaginario popular

¿Quieres repasar con nosotros todos los mitos que se han forjado en torno al testamento?

La cultura popular, como no podía ser de otro modo, ha influido en el imaginario colectivo, sobre todo a la hora de situarnos en la lectura de un testamento: seguro que te imaginas una sala con todos los interesados reunidos y decepcionados por no haber obtenido lo que consideraban que merecían. Pero para proceder a la lectura antes ha habido que otorgarlo, y ese momento también está envuelto en mitos sobre el testamento. 


¿Quieres repasar con nosotros todos los mitos que se han forjado en torno al testamento?


  • "Me servirá de poco". Te servirá para fijar tu voluntad, ni más ni menos, y eso es algo con mucho peso y validez. Sobre todo a la hora de obrar con justicia y en base a las acciones que hayas podido observar en vida.
  • "Es caro". Algunas personas parecen asociar otorgar testamento a sufrir estafa y para nada es así. En primer lugar, siempre está la posibilidad de realizar testamento ológrafo. En caso de duda, consulta al/la notario/a o a un/a abogado/a no tiene por qué suponer un alto coste, los honorarios podrían ir de unos 38 a unos 50 euros o pueden subir algo si el patrimonio es voluminoso.
  • "Da mala suerte". Nos guste hablar sobre la muerte o no, llegará igualmente.
  • "No quiero arrepentirme". Es uno de los mitos sobre el testamento que más rápidamente se desmontan, sencillamente porque puedes otorgar tantos como desees. Si haces uno nuevo, sustituirá a la versión anterior.
0
Feed

Dejar un comentario