Mantenimiento y cuidados de nichos y lápidas

Tanto los nichos como algunas lápidas llevan mucho tiempo en el cementerio, incluso estaban antes de llegar nosotros y probablemente seguirán después. Por eso, es muy importante su mantenimiento para que estas se conserven en buen estado.

Tanto los nichos como algunas lápidas llevan mucho tiempo en el cementerio, incluso estaban antes de llegar nosotros y probablemente seguirán después. Por eso, es muy importante su mantenimiento para que estas se conserven en buen estado.

Para una conservación óptima de la sepultura es necesario identificar posibles patologías o zonas sensibles que pueda tener la construcción para ofrecer la intervención adecuada. ¿Quieres saber en que puntos debes fijarte? ¡Sigue leyendo!

  • Lápidas de granito natural. Son las más comunes en los cementerios. Por tanto te recomendamos que uses siempre un paño suave y húmedo para limpiar la superficie pulida y quitar el polvo que se ha acumulado con el aire después de un tiempo.
  • Polvo incrustado en las imágenes esculpidas. Lo mejor que se puede hacer es usar un pequeño pincel para apartar esas acumulaciones. Incluso un simple soplido puede resultar mucho mejor que usar productos químicos.
  • Pérdida del color natural de las esculturas de las lápidas. Lo que se recomienda para devolver el color oscuro a estas piezas escultóricas es usar crema negra para los zapatos, betún. Se aplica con mucho cuidado con un cepillo de limpiar zapatos y se van cepillando las partes de la escultura que se hayan podido ir quedando más blanquecinas con el paso de los años.
0
Feed

Dejar un comentario