¿Cómo era el proceso de momificación?

En nuestra anterior entrada hablamos de por qué los egipcios momificaban a sus difuntos. En el de esta semana hablamos sobre el proceso. 

En el antiguo Egipto se creía que existía vida después de la muerte, que el alma viajaba hacía el más allá, por eso querían conservar sus cuerpos y lo hacían mediante la momificación. 


Este proceso daba comienzo 2 o 3 días después de la muerte y duraba unos 70 días, el cuerpo era trasladado para embalsamar a orillas del rio Nilo ya que para este proceso se necesitaba una cantidad de agua muy grande.

El cuerpo se colocaba en una mesa que tenia la forma de un león, lo primero que hacían era lavar el cuerpo, una vez este estaba totalmente limpio extraían los órganos, el cerebro, estómago, intestinos, pulmones y el hígado. Los órganos eran envueltos en lino y metidos en vasijas que se hacía llamar vasos canopes.

Una vez que eran extraídos los órganos el cuerpo era cubierto con natrón, un tipo de sal que hacía que el cuerpo se secara, de esta forma se deshidrataba sin descomponer, así debía estar durante 35 o 40 días. Pasados estos días se eliminaba la sal y se rellenaba el cuerpo con serrín y se cosía, si el cuerpo era de una persona importante se cerraba con lino.

A continuación, se lavaba y se aplicaban aceites, luego llegaba el momento de poner las vendas, vendas de lino desde los dedos hasta las extremidades. El rostro es cubierto por una máscara funeraria que puede ser de oro, por último se mete en el sarcófago y se entregaba a la familia.

0 0
Feed