Por qué el ciprés es tan habitual en los cementerios

Si hay un árbol que se asocia casi siempre a los cementerios, es el ciprés. En numerosas ciudades y pueblos se consideraba que era un árbol sagrado. Gracias a su longevidad y a su verdor persistente, se le llamaba el árbol de la vida. Además, soporta muy bien los cambios bruscos de temperatura y no varía ni en su forma ni color.

Si hay un árbol que se asocia casi siempre a los cementerios, es el ciprés. En numerosas ciudades y pueblos se consideraba que era un árbol sagrado. Gracias a su longevidad y a su verdor persistente, se le llamaba el árbol de la vida. Además, soporta muy bien los cambios bruscos de temperatura y no varía ni en su forma ni color.


La costumbre de utilizar el árbol del ciprés en los cementerios es muy antigua, encontrándonos que las antiguas civilizaciones griega y romana ya lo plantaban, atribuyéndole al los mismos toda una simbología alrededor de la muerte. La forma ascendente y frondosa del tronco hacia la copa de este árbol encaminaba, según la mitología la de estas civilizaciones, las almas de los difuntos hacia los cielos.


El ciprés es en Europa un símbolo de duelo. Quizás se trata de todos modos de una mala interpretación, aunque sea de origen muy antiguo, del simbolismo universal y primitivo de las coníferas que, por su resina incorruptible y su follaje persistente, evocan la inmortalidad y la resurrección.

0 0
Feed