¿Qué hacer con las pertenencias de un ser querido una vez fallece?

En Funeraria Aranguren queremos ayudarte a transitar por este dolor, por ello os dejamos algunas cuantas claves para sobre llevarlo del mejor modo posible.

Uno de los mitos más extendidos acerca del duelo es que el doliente debe retirar cuanto antes las pertenencias (o por lo menos la ropa) de la persona que ha fallecido. En un intento de “si no lo veo, no me duele”, este mecanismo humano, responde a la defensa y evitación del dolor. Sin embargo, lo que parece una ruta rápida a la curación puede hacer que el proceso de duelo se complique.


En Funeraria Aranguren queremos ayudarte a transitar por este dolor, por ello os dejamos algunas cuantas claves para sobre llevarlo del mejor modo posible:

  • Retirar precipitadamente las pertenencias del fallecido. Evitar el dolor de forma continuada y actuar como si no hubiera pasado nada es una trampa en la que el doliente puede caer fácilmente. A corto plazo puede parecer una solución confiable pero los atajos nunca fueron el camino. Date tu tiempo y afronta este momento cuando estés preparado.

 

  • Negarse a tocar las cosas de una persona fallecida. Los expertos llaman “momificación” al hecho de mantener absolutamente todas las pertenencias y habitaciones del fallecido igual que estaban cuando vivía éste. Puede ser que aparezcan la ansiedad y la angustia, que se reprima el llanto y el malestar, puesto que se obliga al doliente a estar bien, no sólo porque el cambio brusco obliga a empezar ya una nueva etapa, sino también porque se anhela el regreso de la persona fallecida.

 

  • Cuándo recoger sus pertenencias y cómo hacerlo. Mantenerse atento y conectado a lo que uno quiere hacer, a cómo quiere hacerlo y a cuándo está preparado o no para enfrentarse a ciertas circunstancias puede dar a cada doliente la clave de cuándo y de qué manera quiere afrontar esta situación.

 

  • Lo más importante, si lo necesitas, pide ayuda para organizar las pertenencias del difunto.
0
Feed

Dejar un comentario